Por qué los productos lácteos son nocivos para tu hijo

Por qué los productos lácteos son nocivos para tu hijo

Del boletín de los Institutos Para el Logro del Potencial Humano, traigo este artículo sobre alimentación y salud: POR QUÉ LOS PRODUCTOS LÁCTEOSSON NOCIVOS PARA SU HIJO La salud de los niños a menudo mejora drásticamente cuando se eliminan los lácteos de su dieta. Algunos de nuestros productos habituales favoritos resultan ser perniciosos para el cuerpo humano. Cuando las madres acuden a nosotros buscando consejos sobre nutrición, lo primero que hacemos es decirles que eliminen los lácteos. Esto a veces no es bien recibido pero, una vez que las madres ven la mejoría en la salud de sus hijos se hacen partidarias de un programa nutricional sin lácteos. ¿Por qué los productos lácteos suponen un problema para el cuerpo humano? Los lácteos derivan de la leche de vaca, que es una fórmula altamente específica diseñada para los bebés de vaca, no para los bebés humanos (ni para adultos). Contiene hormonas …

Del boletín de los Institutos Para el Logro del Potencial Humano, traigo este artículo sobre alimentación y salud:

POR QUÉ LOS PRODUCTOS LÁCTEOS
SON NOCIVOS PARA SU HIJO

La salud de los niños a menudo mejora drásticamente cuando se eliminan los lácteos de su dieta.

Algunos de nuestros productos habituales favoritos resultan ser perniciosos para el cuerpo humano. Cuando las madres acuden a nosotros buscando consejos sobre nutrición, lo primero que hacemos es decirles que eliminen los lácteos. Esto a veces no es bien recibido pero, una vez que las madres ven la mejoría en la salud de sus hijos se hacen partidarias de un programa nutricional sin lácteos.

¿Por qué los productos lácteos suponen un problema para el cuerpo humano?

Los lácteos derivan de la leche de vaca, que es una fórmula altamente específica diseñada para los bebés de vaca, no para los bebés humanos (ni para adultos). Contiene hormonas especiales para los terneros que no son buenas para los humanos, es por esto que ni siquiera la “leche orgánica” es buena para los niños.

La leche de vaca que no es “orgánica” contiene antibióticos y hormonas de crecimiento administrados para aumentar la producción de leche. Estas sustancias son especialmente nocivas para los humanos jóvenes dada la fragilidad de su sistema inmunológico.

La leche de vaca contiene caseína. Puede producir una reacción con los receptores opiáceos en los lóbulos temporales del cerebro, quienes se encargan de la integración del habla y la audición. Merece la pena observar que la hormona péptida de la leche se llama “casomorfina”.

Al principio, a las madres les da miedo eliminar los lácteos de la dieta de sus hijos, pero pronto se dan cuenta de que han parado de moquear, las infecciones crónicas de los oídos desaparecen y las ojeras se desvanecen. Las visitas al pediatra menguan y el apetito, el sueño y el comportamiento habitualmente mejoran. En algunos niños también mejoran la comprensión y el lenguaje.

Pruebe este reto: ponga una marca en su calendario en el día de hoy y otra marca exactamente seis meses más adelante.

Elimine todos los productos lácteos desde hoy y, cuando se encuentre la siguiente marca en el calendario, dentro de seis meses, pregúntese qué ha cambiado. Si hay claros cambios a mejor, entonces ahí tiene la respuesta.

Usted habrá dado el primer paso en la creación de un programa nutricional mejor para su hijo. Manténgalo y háganos saber cómo les va.

4 Comentarios

  1. Me planteaste una duda que me tiene estudiando desde el lunes!!! jejejej. Gracias igual

  2. Me parece interesante la propuesta, pero me gustaría saber bien como ponerla en práctica. Mi hijo de dos años ama la leche, no se como reemplazarsela, no con que, y que pasa con el aporte de calcio, donde puedo averiguar esas cosas?

  3. Angie,

    yo hace tiempo que vivo sin lácteos y no tengo ningún problema. Hay cantidad de alimentos que contienen calcio y, de hecho, en países donde no se consumen lácteos de forma habitual hay una menor incidencia de osteoporosis y otros problemas de desmineralización.

    Otra cosa es que tu hijo esté acostumbrado a los lácteos; entonces lo que debes hacer si quieres cambiar ese aspecto de su dieta, es un cambio progresivo: quitale primero aquello de lo que creas que le va a resultar más fácil prescindir: queso, yogures y otros derivados. Puedes sustituirlo por tofu, yogures de soja, etc. Cambiar la leche por leches vegetales es lo más difícil, porque el sabor es diferente. Las más suaves son la de avena y la de arroz. La de almendras, por ejemplo, tiene un sabor más dulzón. Pero todo es cuestión de educar el paladar 😉

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X