Método Kumon y niños pequeños

Método Kumon y niños pequeños

Me pregunta una amiga cómo es la dinámica de Kumon para niños pequeños y cómo se les motiva. Teniendo en cuenta que Kumon es un método pensado para el largo plazo, el esfuerzo de padres e instructores para motivar al alumno será fundamental durante los primeros meses independientemente de la edad de éste. Desde Kumon se recomienda empezar cuanto antes, y este cuánto antes significa, en general, a los 3 años de edad. Dependiendo del centro, es posible que acepten a niños menores de 3, que empiezan en el nivel 7A (el primero) en el que únicamente tienen que contar objetos, dos o tres, que además están representados con atractivos dibujos infantiles. Aquí el niño no usa el lápiz y necesitará, casi con toda seguridad, la colaboración del adulto. A los niños de 2 y 3 años se les presentan los cuadernos de este nivel como un juego; no se …

Me pregunta una amiga cómo es la dinámica de Kumon para niños pequeños y cómo se les motiva.

Teniendo en cuenta que Kumon es un método pensado para el largo plazo, el esfuerzo de padres e instructores para motivar al alumno será fundamental durante los primeros meses independientemente de la edad de éste.

Desde Kumon se recomienda empezar cuanto antes, y este cuánto antes significa, en general, a los 3 años de edad. Dependiendo del centro, es posible que acepten a niños menores de 3, que empiezan en el nivel 7A (el primero) en el que únicamente tienen que contar objetos, dos o tres, que además están representados con atractivos dibujos infantiles. Aquí el niño no usa el lápiz y necesitará, casi con toda seguridad, la colaboración del adulto.

A los niños de 2 y 3 años se les presentan los cuadernos de este nivel como un juego; no se tiene en cuenta el tiempo que le toma terminar el cuaderno y ni siquiera es necesario terminar todo el cuaderno. Hay mucha flexibilidad porque se trata del primer contacto del niño con las matemáticas y con el material de Kumon; se trata de que el niño aprenda divirtiéndose, compartiendo la actividad con su padre o con su madre: ahora cuento yo, ahora cuentas tú, ahora yo señalo los dibujos y tú dices el número, etc, etc. La imaginación es fundamental para evitar el aburrimiento y lo importante, a estas edades, es que vayan cogiendo el hábito de realizar los ejercicios a diario: será mejor que hagan una sola página a que no hagan ninguna (o a que hagan cuatro a disgusto).

La gran ventaja de que el niño pequeño trabaje con los padres es que éstos conocen perfectamente cuáles son sus capacidades, qué pueden esperar de él y en qué punto deben parar para no exigirle en exceso. Y por todo ello es también fundamental la comunicación constante de los padres con el instructor.

© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies