Niños youtubers

Niños youtubers

¿Tu hijo quiere ser youtuber?
¡Que no cunda el pánico!

Pregunta una madre en un foro de crianza:

Dejaríais que vuestros hijos de 8 – 10 – 12 años, tuviesen un canal de youtube bajo algunas reglas? Qué reglas pondríais? 

 

Y a mi me pasó, exactamente a los 8 años, así que respondí contando nuestra experiencia y cómo enfocamos el tema. No entro en el debate sobre los niños youtubers y su supuesta explotación por parte de sus padres, la exposición de sus vidas privadas y demás cuestiones polémicas. Simplemente, cuando nuestro hijo nos pidió abrir un canal de Youtube le dijimos que sí y le pusimos algunas reglas que no creo que sirvan para todo el mundo sino que fueron pensadas específicamente para este niño y para el tipo de canal que quería hacer.

Esto es lo que escribí:

Mi hijo a los 8 años nos dijo que quería ser youtuber y le dijimos que adelante con las siguientes pautas:
-> tenía que aprender a editar él los vídeos (le íbamos a ayudar al principio pero con la idea de que llegar aa hacerlo él sólo)
-> teníamos que ver cada vídeo antes de que fuera publicado (y podíamos censurarlo)
-> como quería hacer gameplays, le dijimos que no podía hacerlos de juegos para mayores de su edad 
-> no podía comentar ni enseñar nada que diera pistas sobre dónde vivimos
-> tenía que desarrollar una estrategia para el canal
Al final hizo tres vídeos y no publicó ninguno porque se dio cuenta de que lo que quería no era ser youtuber sino gamer. Así que le encaminamos hacia ahí y es lo que está haciendo ahora (con 13 años).
A veces cuando piden «ser youtubers» en realidad lo que quieren es otra cosa y eso es lo que hay que ayudarles a descubrir. Ver qué tipo de canal quieren hacer, por qué y para qué. Y a partir de ahí, se decide el cómo hacerlo.

 


 

Para mi la clave está en el último párrafo. Yo soy la primera que siempre digo que hay que escuchar a los niños y que hay que confiar en ellos. Pero no ciegamente. Los niños no tienen experiencia ni, muchas veces, los recursos necesarios para descubrir qué es lo que quieren realmente. Así que piden lo que conocen o lo que les parece que quieren. Creo que cuando los padres conocen bien a los hijos pueden llegar a descubrir lo que subyace bajo cada petición y darles, así, lo que necesitan y no lo que están pidiendo.

© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies