Reflexiones acerca del método Doman de lectura

Reflexiones acerca del método Doman de lectura

Hazte socio del Club Tarkus Kids (clic aquí) A veces a las madres se les ocurre innovar. Se les puede ocurrir, por ejemplo, alternar los colores de los bits de lectura, para hacerlo más ameno. Entonces surge la duda: ¿estaré haciendo lo correcto? Porque, claro, la propuesta de Doman se denomina «método» y un método es una guía que nos indica qué camino llega a qué lugar, ¿no? En el caso concreto de la lectura, es conveniente enterarse muy bien de cómo es el método. Hay que tener en cuenta que la teoría desarrollada a partir de la experiencia con niños con lesión cerebral fue actualizada gracias a los testimonios de MILES de familias que lo habían aplicado con niños sanos y habían realizado algunas variaciones: cada familia la adaptó a sus características/necesidades/posibilidades y el método fue reestructurado cogiendo las variaciones más habituales. Así que ¿quién dice que dentro de …

Hazte socio del Club Tarkus Kids (clic aquí)

A veces a las madres se les ocurre innovar. Se les puede ocurrir, por ejemplo, alternar los colores de los bits de lectura, para hacerlo más ameno.

Entonces surge la duda: ¿estaré haciendo lo correcto? Porque, claro, la propuesta de Doman se denomina «método» y un método es una guía que nos indica qué camino llega a qué lugar, ¿no?
En el caso concreto de la lectura, es conveniente enterarse muy bien de cómo es el método. Hay que tener en cuenta que la teoría desarrollada a partir de la experiencia con niños con lesión cerebral fue actualizada gracias a los testimonios de MILES de familias que lo habían aplicado con niños sanos y habían realizado algunas variaciones: cada familia la adaptó a sus
características/necesidades/posibilidades y el método fue reestructurado cogiendo las variaciones más habituales.
Así que ¿quién dice que dentro de 20 años no saldrá una nueva edición del método con las adaptaciones que NOSOTRAS hacemos ahora?
Entonces, la teoría de los colores va así (todo tiene un «por qué» en este método):
se empieza con el rojo porque se supone que empiezas cuando el niño es bebé y, por tanto, no tiene desarrollado el canal visual de modo que el color que mejor distingue es el rojo.
Más adelante (y sólo tú puedes saber cuando es ese momento) pasas al negro, porque para un canal visual ya maduro, negro sobre blanco es, por contraste, lo que más destaca.
¿Qué pasa si combinas colores? Que, probablemente, el niño se fije más en el cambio de color que en la palabra. Por algo en inglés se habla de «flashcards». Cada bit es un flash, un microsegundo, o un nanosegundo, en el que el niño ve perfectamente la diferencia entre:
pájaro
botella
muñeco
agua
PERO, si los bits no son
pájaro
botella
muñeco
agua
sino que son:
pájaro

botella

muñeco

agua

el esfuerzo es mayor: la vista y el cerebro ya no se centran en la ESCRITURA sino que dispersan la atención y, en vez de darse cuenta de que «pájaro» y «muñeco» terminan en «o», lo que ven es que «botella» y «agua» tienen algo en común.
¡¡CLARO!! ¡¡Son azules!! El niño ha hecho un descubrimiento. Pero es un descubrimiento que entorpece y ralentiza nuestro propósito.
Por eso es importante leer a Doman, leer a sus críticos, leer a sus seguidores y, sobretodo, observar a tu propio hijo y a ti misma: ¿os hace sentir cómodos combinar colores? Adelante. Hazlo. Conseguirás algo. Y cuando 500 madres más hayan alternado colores, quizás llegaremos a alguna interesantísima conclusión y podremos escribir a los IAHP para que publiquen la tercera versión del método.
La otra opción es ir a «lo seguro», hacer lo que miles de padres recomiendan y, en función de eso, ver qué cosas son «adaptables» y cuáles no, o no tanto.

© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Aviso legal

Los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Laura Mascaró Rotger como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la gestión del alta a esta suscripción: boletín semanal gratuito con información, artículos, eventos y cursos.

Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de servicios de marketing por correo electrónico) a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada fuera de la UE, pero acogidos al convenio de seguridad: escudo de privacidad “ Privacy Shield" entre UE y EEUU, garantizando la empresa de Mailchimp unos niveles de seguridad adecuados. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se pueda atender tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en info@lauramascaro.com así como el derecho a presentar una reclamación ante la autoridad competente.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.lauramascaro.com.

X