¿Por qué hacemos unschooling?

¿Por qué hacemos unschooling?

06/11/2016

De un tiempo a esta parte vengo notando un auge del unschooling cosa que me complace y me asusta a partes iguales. Me asusta que se esté poniendo de moda y que la gente empiece a hacerlo porque mola, porque es “cool”, porque es ir a contracorriente. Me asusta porque esa es la forma más fácil de caer en los peligros del unschooling: de lanzarte a ello sin haberlo entendido realmente bien, sin haberlo integrado, sin haber hecho el tan necesario proceso de desescolarización previo. Y luego pueden pasar dos cosas: que hagas de tus hijos unos desgraciados incultos y maleducados (lo he visto). O que acabes diciendo que “esto no funciona” (también lo he visto). Me entristece ver (y leer) a madres (porque suelen ser ellas, solemos ser nosotras) empeñarse en colgarse la etiqueta del unschooling cuando no es eso lo que hacen. Es como aquella gente que se …

De un tiempo a esta parte vengo notando un auge del unschooling cosa que me complace y me asusta a partes iguales. Me asusta que se esté poniendo de moda y que la gente empiece a hacerlo porque mola, porque es “cool”, porque es ir a contracorriente. Me asusta porque esa es la forma más fácil de caer en los peligros del unschooling: de lanzarte a ello sin haberlo entendido realmente bien, sin haberlo integrado, sin haber hecho el tan necesario proceso de desescolarización previo. Y luego pueden pasar dos cosas: que hagas de tus hijos unos desgraciados incultos y maleducados (lo he visto). O que acabes diciendo que “esto no funciona” (también lo he visto).
Me entristece ver (y leer) a madres (porque suelen ser ellas, solemos ser nosotras) empeñarse en colgarse la etiqueta del unschooling cuando no es eso lo que hacen. Es como aquella gente que se fanatiza con Montessori hasta el punto de seguirla a ella en vez de seguir al niño, priorizando la etiqueta antes que las verdaderas necesidades del niño, justo al revés de lo que ella proponía. Me recuerdan también a todas esas familias que están tan implicados en proyectos de educación libre que acaban dedicando más tiempo y energía al propio proyecto que a sus hijos. 
Pienso que si uno quisiera ser unschooler y sus circunstancias no se lo permiten (porque por el momento tiene que escolarizar, o porque las leyes de su país le obligan a seguir un currículum y a examinarse, por ejemplo) lo mejor que puede hacer es centrarse en los niños, disfrutar de ellos y con ellos, procurar que su experiencia educativa sea lo más positiva posible y, mientras tanto, explorar las posibilidades reales de escorar hacia el unschooling.

Damián en 2009. Un día cualquiera.
Aprendiendo


Nosotros no hacemos unschooling porque hayamos creído que era el mejor sistema de educación y se lo hayamos impuesto a nuestro hijo. No. Eso sería tan perverso (y perjudicial) como imponerle ir a la escuela X o a la escuela Y o cualquier otro modelo. Si me hubieran preguntado cuando empecé a educar sin escuela, habría dicho que íbamos a ser homeschoolers eclécticos con una buena base de educación clásica. Eso es lo que a mi me gusta, lo que me parece óptimo cuando lo analizo desde una perspectiva meramente intelectual y racional. Es, probablemente, lo que mejor habría funcionado conmigo cuando era pequeña. Pero “life happens”, como dicen los anglosajones, y resultó que mi hijo es 100% unschooler. Más aún: es Radical Unschooler. Esto es lo que funciona para él. Donde se siente cómodo y libre, donde el aprendizaje realmente puede suceder con facilidad.

La semana que viene se cumplirán 8 años desde que salimos del sistema. A día de hoy estoy plenamente convencida de que el unschooling puede funcionar con todos los niños sin excepción. Pero que “pueda” funcionar no lo convierte en un sistema óptimo para todos. Que “pueda” o pudiera funcionar con cualquier niño no significa que así sea. Hay muchas circunstancias que pueden hacer que el unschooling no funcione y no voy a entrar en ellas ahora pues es una cuestión muy extensa. Sí quiero remarcar la importancia de observar al niño. A cada niño. Es crucial descubrir qué es lo que mueve al niño, qué le inspira, de qué forma se acerca al conocimiento y cómo gestiona sus aprendizajes. En base a eso, y a nuestras posibilidades, es en lo que deberíamos elegir el sistema que vamos a utilizar. Sigo creyendo que no hay un sistema mejor que otro. Por eso hice “Educación a la carta“.

2 Comentarios

  1. totalmente de acerdo con tus reflexiones..depende de ellos..el mio es otro unschooler redomao…y siempre he tenido el miedo interno de que no fuese lo suyo..porque si que es lo mio..pero auncon ese miedo siempre he pensado que yo hubiera tragado por lo que a el verdaderamente le hubiera hecho feliz…nosotros llevamos seis años..nunca pense en entrar en el sistema al no ser que mi hijo me lo pidiese y bueno aqui estamos viviendo como si la escuela nunca hubiera existido, para nosotros ha sido asi..nunca conocio el sistema…..vivimos felices integrados en la vida diaria..no tenemos miedo a haber fluido con esto…es lo que somos….es lo que es el….

  2. Yo quiero educar a mi hijo en casa y realmente no se como empezar, no se como empezar y tampoco se por donde. Me veo abrumada. Gracias

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Aviso legal

Los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Laura Mascaró Rotger como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la gestión del alta a esta suscripción: boletín semanal gratuito con información, artículos, eventos y cursos.

Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de servicios de marketing por correo electrónico) a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada fuera de la UE, pero acogidos al convenio de seguridad: escudo de privacidad “ Privacy Shield" entre UE y EEUU, garantizando la empresa de Mailchimp unos niveles de seguridad adecuados. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se pueda atender tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en info@lauramascaro.com así como el derecho a presentar una reclamación ante la autoridad competente.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.lauramascaro.com.

X