4 cosas que puedes hacer por la educación financiera de tus hijos (incluso si no sabes nada sobre finanzas)

4 cosas que puedes hacer por la educación financiera de tus hijos incluso si no sabes nada sobre finanzas.

4 cosas que puedes hacer por la educación financiera de tus hijos (incluso si no sabes nada sobre finanzas)

06/10/2014

El mundo está cambiando a una velocidad de vértigo debido a los avances tecnológicos que están poniendo en jaque a los antiguos sistemas laboral, educativo, social y financiero. Por eso cada vez más padres consideran imprescindible enseñar a sus hijos a manejar el dinero pero ¿cómo hacerlo cuando uno mismo no tiene ese tipo de conocimientos? Estos son los principios básicos que creo necesario conocer.

Si estás leyendo esto seguramente coincides conmigo en que la educación financiera es fundamental en esta época. Ya no hay garantía -ni casi posibilidad- de trabajos para toda la vida, de remuneración asegurada, de prestaciones por desempleo o pensión de jubilación.

El mundo está cambiando a una velocidad de vértigo debido a los avances tecnológicos que están poniendo en jaque a los antiguos sistemas laboral, educativo, social y financiero. Por eso cada vez más padres consideran imprescindible enseñar a sus hijos a manejar el dinero pero ¿cómo hacerlo cuando uno mismo no tiene ese tipo de conocimientos? Estos son los principios básicos que creo necesario conocer:

1 – Aprende con ellos. Nunca es tarde para aprender, así que pierde el ideo y la vergüenza y empieza por el principio, sin prisa pero sin pausa. Te irás dando cuenta de que, intentando enseñar a tus hijos, tú mismo te esforzarás por tomar mejores decisiones, así que todos saldréis ganando.

2 – Reflexiona sobre el concepto que tienes del dinero. Si piensas que el dinero es difícil de ganar, que envilece y que mejor ser pobres pero honradoste recomiendo que hagas una labor de investigación para aprender: qué es realmente el dinero; que el dinero no es bueno ni malo en si mismo, sino que depende de cómo lo ganes y cómo lo uses; conocer ejemplos reales de grandes cosas que se han hecho con dinero (la actividad filantrópica de algunas de las mayores fortunas del mundo es muy desconocida por la mayoría de la gente).

3 – La regla de oro de cualquier economía (ya sea doméstica, empresarial o nacional) es no gastar más de lo que se ingresa. Esto es muy sencillo de comprender pero a veces es difícil de aplicar. Por eso es importante que los niños puedan gestionar su propio dinero, sabiendo cuánto van a ingresar para aprender a calcular cuánto pueden gastar.

4 – El dinero puede trabajar para ti. No siempre va a ser necesario que intercambies tu tiempo por dinero y, desde luego, lo más probable es que tus hijos no tengan que hacerlo. Con unas sencillas pautas tus hijos pueden aprender a aumentar sus ingresos al tiempo que reducen sus gastos. La diferencia va a ser el ahorro que les va a permitir invertir y así hacer crecer su riqueza. De este modo no sólo tendrán la posibilidad de no depender de una nómina o incluso de ser ricos sino, más importante, aún van a poder vivir con la tranquilidad de que podrán disponer más libremente de su tiempo y de que podrán hacer frente a cualquier gasto urgente e imprevisto que surgiera.

Antes dije que nunca es tarde para a aprender. Quiero añadir que tampoco nunca es demasiado pronto para empezar. No importa qué edades tengan sus hijos; simplemente debes adaptarte a su grado de madurez e irles dando cada vez más responsabilidad en la medida en que puedan asumirla.

© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies