Excalibur, o lo que significa una madre

Excalibur, o lo que significa una madre

Según mi amiga Sandra, si hay una escena en toda la historia cinematográfica que transmite la fuerza que una madre le puede dar a un hijo, ésta es el Vía Crucis de La Pasión de Cristo, de Mel Gibson. Cuando, durante el Vía Crucis, María está buscando a su hijo y, de repente, escucha el ruido de la cruz arrastrada, para por un momento, cierra los ojos y recuerda una escena de la infancia de su hijo: el niño se cae y la madre le dice, con autoridad pero con amor: “Jesús, levántate”. Y el niño se levanta. En ese momento de la película, Jesús se cae bajo el peso de la cruz. María, entonces, se acerca y le dice de nuevo: “Jesús, levántate”. Y Jesús, se levanta. Si se lo hubiera dicho cualquier otra persona, probablemente no habría tenido la fuerza necesaria para levantarse. Ahora que mi hijo está …

Según mi amiga Sandra, si hay una escena en toda la historia cinematográfica que transmite la fuerza que una madre le puede dar a un hijo, ésta es el Vía Crucis de La Pasión de Cristo, de Mel Gibson.
Cuando, durante el Vía Crucis, María está buscando a su hijo y, de repente, escucha el ruido de la cruz arrastrada, para por un momento, cierra los ojos y recuerda una escena de la infancia de su hijo: el niño se cae y la madre le dice, con autoridad pero con amor: “Jesús, levántate”. Y el niño se levanta. En ese momento de la película, Jesús se cae bajo el peso de la cruz. María, entonces, se acerca y le dice de nuevo: “Jesús, levántate”. Y Jesús, se levanta. Si se lo hubiera dicho cualquier otra persona, probablemente no habría tenido la fuerza necesaria para levantarse.

Ahora que mi hijo está totalmente fascinado por la leyenda del Rey Arturo, he descubierto una escena que transmite ese mismo sentimiento, esa fuerza casi sobrehumana que le da a un hijo la sola presencia de su madre, ese sentirse capaz de cualquier cosa por ella, en la versión de Antoine Fuqua.

Lejos de la leyenda fantástica del concurso organizado por el Mago Merlín para encontrar al nuevo Rey de Inglaterra, para lo que clavó a la espada Excalibur en una roca, de modo que el que fuera capaz de sacarla se convertiría en Rey, la versión de Fuqua es mucho más emotiva, mucho menos “fairy tale”. Viendo a su pueblo atacado, un Arturo todavía niño queda inmóvil hasta que ve a su propia madre en peligro. 

Entonces corre hasta la tumba de su padre, sobre la cual está clavada su espada, como se hacía con los caídos en combate, y la arranca para intentar salvar con ella a su madre, con la misma fuerza con que Jesús se levantó al escuchar a María.

0 Comentarios

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    © 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Aviso legal

    Los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Laura Mascaró Rotger como responsable de esta web.

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la gestión del alta a esta suscripción: boletín semanal gratuito con información, artículos, eventos y cursos.

    Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad.

    Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de servicios de marketing por correo electrónico) a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada fuera de la UE, pero acogidos al convenio de seguridad: escudo de privacidad “ Privacy Shield" entre UE y EEUU, garantizando la empresa de Mailchimp unos niveles de seguridad adecuados. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se pueda atender tu solicitud.

    Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en info@lauramascaro.com así como el derecho a presentar una reclamación ante la autoridad competente.

    Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.lauramascaro.com.

    X