Corre, Lola, corre

Corre, Lola, corre

15/09/2012

Cada cosa que hacemos, por insignificante que parezca, afecta a nuestro presente, a nuestro futuro y a las vidas de otras personas. La mayoría de las veces ni siquiera llegamos a saber a quién ha afectado algo que hemos hecho o dicho, ni en qué medida les ha afectado. La película de la que he tomado prestado el título para este artículo, protagonizada por Franka Potente, nos muestra varios ejemplos de cómo las vidas de varias personas pueden cambiar (para bien o para mal) en sólo décimas de segundo. A pesar de saber que esto sucede, normalmente seguimos viviendo y actuando de un modo bastante inconsciente. Como las madres que han estivillizado a sus hijos y quieren creer que “no pasa nada”, porque prefieren no pensar en las consecuencias negativas que a medio o largo plazo puede tener este hecho sobre sus hijos, y prefieren quedarse solamente con el hecho …


Cada cosa que hacemos, por
insignificante que parezca, afecta a nuestro presente, a nuestro futuro y a las
vidas de otras personas. La mayoría de las veces ni siquiera llegamos a saber a
quién ha afectado algo que hemos hecho o dicho, ni en qué medida les ha
afectado. La película de la que he tomado prestado el título para este
artículo, protagonizada por Franka Potente, nos muestra varios ejemplos de cómo
las vidas de varias personas pueden cambiar (para bien o para mal) en sólo
décimas de segundo.
A pesar de saber que esto sucede,
normalmente seguimos viviendo y actuando de un modo bastante inconsciente. Como
las madres que han estivillizado a sus hijos y quieren creer que “no pasa
nada”, porque prefieren no pensar en las consecuencias negativas que a medio o
largo plazo puede tener este hecho sobre sus hijos, y prefieren quedarse
solamente con el hecho de que, efectivamente, sus hijos han “aprendido” a
dormir y ya no les dan la brasa por las noches. O como los padres de niños que
han sufrido acoso escolar pero no les han cambiado de centro ni les han
desescolarizado porque con eso “no se soluciona el problema”. Obviamente, no se
soluciona el problema que padece el sistema, pero sí podrían evitarse mayores
males para sus hijos.
Caroline Myss y Erin Pavlina cuentan
varias historias sobre personas que, sin saberlo, han salvado la vida a
desconocidos y nos instan a hacernos conscientes de que todos estamos
conectados de un modo o de otro. Pero, sin necesidad de irnos tan lejos,
podemos empezar por hacernos conscientes del efecto positivo que podemos tener
sobre las personas a las que tenemos más cerca. Y del negativo. Por ejemplo, sobre
nuestros hijos.
Escribo esto el 15 de septiembre,
cuando se celebra el Día Internacional por la Libertad Educativa. Esta
celebración se centra, sobre todo, en la educación sin escolarización. Dado que
muchos padres desescolarizan para evitar que sus hijos sigan sufriendo las
consecuencias negativas de una escolarización inadecuada, por no ver cubiertas
sus necesidades educativas especiales (sean éstas cuáles sean) o para evitar
que sigan siendo víctimas de acoso escolar, quiero con este escrito rendirles
un pequeño y modesto homenaje. Un homenaje merecido por no conformarse con
seguir la corriente, por haber tenido la lucidez de darse cuenta del daño que
se estaba infligiendo a sus hijos, por no permitir que continúen siendo
víctimas mientras tratamos de arreglar este decrépito sistema. Porque es cierto
que hay mucho por cambiar dentro del sistema, y es cierto que no se arregla
sacando a los niños. Pero sí es cierto que, a veces, la única manera de salvar
a nuestros hijos es alejándolos de las aulas y devolviéndolos adónde
pertenecen, a sus hogares. Al niño superdotado que fue (o iba camino de ser)
“fracaso escolar”; a la niña con una enfermedad crónica a la el centro escolar
no permitía medicarse si no era en presencia de sus padres; a la niña que
sufrió el incomprensible acoso de sus compañeros; al niño que fue drogado
legalmente tras un diagnóstico erróneo de déficit de atención. A todos ellos
sus padres les salvaron la vida cuando decidieron que hasta ahí podían llegar.
Mientras tanto, que sigan discutiendo sobre los 3 euros por tupper quienes
crean que ése es su mayor problema.

1 Comentarios

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Aviso legal

Los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Laura Mascaró Rotger como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la gestión del alta a esta suscripción: boletín semanal gratuito con información, artículos, eventos y cursos.

Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de servicios de marketing por correo electrónico) a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada fuera de la UE, pero acogidos al convenio de seguridad: escudo de privacidad “ Privacy Shield" entre UE y EEUU, garantizando la empresa de Mailchimp unos niveles de seguridad adecuados. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se pueda atender tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en info@lauramascaro.com así como el derecho a presentar una reclamación ante la autoridad competente.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.lauramascaro.com.

X