La cosa legal. Otra vez

La cosa legal. Otra vez

19/05/2016

A veces siento que estoy viviendo en el día de la marmota. Ya saben, aquella película donde el mismo día se repetía una y otra vez. Da igual cuantas veces lo explique. Al final, siempre aparece alguien preguntando “¿pero donde dice que no es legal el homeschooling”? Y es que no hay una ley que expresamente diga “se prohibe la educación sin escuela”. No la hay. Y eso es algo que a algunas personas les cuesta entender. Creo que parte de la culpa la tenemos nosotros, si es que hay un “nosotros”. El “colectivo”. Porque hemos dedicado muchos años a vender la moto. Se nos ha atacado -y se nos sigue atacando- desde tantos frentes diferentes, que no hemos tenido el tiempo, ni la templanza, ni las ganas -por qué no decirlo- de reflexionar con calma, de ver la realidad de forma más o menos objetiva y de analizar la …

A veces siento que estoy viviendo en el día de la marmota. Ya saben, aquella película donde el mismo día se repetía una y otra vez.
Da igual cuantas veces lo explique. Al final, siempre aparece alguien preguntando “¿pero donde dice que no es legal el homeschooling”? Y es que no hay una ley que expresamente diga “se prohibe la educación sin escuela”. No la hay. Y eso es algo que a algunas personas les cuesta entender.
Creo que parte de la culpa la tenemos nosotros, si es que hay un “nosotros”. El “colectivo”. Porque hemos dedicado muchos años a vender la moto. Se nos ha atacado -y se nos sigue atacando- desde tantos frentes diferentes, que no hemos tenido el tiempo, ni la templanza, ni las ganas -por qué no decirlo- de reflexionar con calma, de ver la realidad de forma más o menos objetiva y de analizar la cuestión desde diferentes ángulos, con sus luces y con sus sombras. Que hay sombras en el homeschooling es algo que no podemos decir. Es un tabú. Ya  hay tanta gente criticándolo y acusándonos de todo tipo de cosas horribles, que no somos capaces de reconocer que a veces esto es difícil, que no es tan idílico como parece o como habíamos imaginado, que tenemos dificultades y problemas. Raras veces leeréis un blog de homeschoolers (españoles, al menos) donde os hablen de niños con dificultades de aprendizaje, o de niños “vagos”, o de niños que no “socializan” adecuadamente. O de lo que realmente nos preocupa a los padres. Tendemos a pintarlo todo muy bonito porque, para criticar y hablar de lo malo -real o imaginado- ya están los demás: la familia, los vecinos, los medios de comunicación, la administración pública y el resto del mundo en general.
Y sí, el tema legal también entra en la autocensura. Hemos pasado muchos años hablando de “vacío legal”; de que “lo que no está expresamente prohibido se considera permitido”; de que “la constitución y varias normas internacionales avalan el derecho de los padres de elegir la educación que consideren más adecuada para sus hijos”, que “si se hacen congresos en las universidades y el tema sale en los medios de comunicación” es porque es legal, que si no fuera así, ni habría congresos ni reportajes; y mi preferido: que “si fuera ilegal, no habría tanta gente haciéndolo”. O sea, que el hecho de que haya gente educando en casa que no ha sido perseguida ni obligada a escolarizar, lo convierte en una opción legal. Entonces, hemos de concluir que es legal vender droga, pues mucha gente lo hace y nunca le pasa nada. También mucha gente defrauda a hacienda sin que le persigan. Incluso hay quien viola niños y nunca le pasa nada. Así que todas esas son cosas legales según la nueva teoría del derecho esgrimida por algunos. Fantástico. Creo que tendré que volver a la Facultad a que me pongan al día.
Podríamos argumentar que la ley no es clara. Sin embargo, y le pese a quien le pese, el Tribunal Constitucional ya se ha pronunciado al respecto y ha dicho, entre otras cosas, esto:
boe 5/01/2011
¡¡Ooops!! Pero ¿¿cómo se atreve el Tribunal Constitucional?? ¡Si cada vez que se abre el debate sobre la cuestión en blogs, redes sociales, encuentros, etc, gana por goleada el “yo creo que sí se puede porque hay un vacío legal”!
El TC puede cantar misa en latín, si quiere, que aquí algunas familias han decidido empoderarse y hacer caso a “gente que sabe” y que “lleva mucho tiempo educando en casa y no le ha pasado nada” y, por tanto, van repitiendo la cantinela de que es “alegal”, de que hay un “vacío legal” y de que “la Constitución y la Declaración Universal de los Derechos Humanos nos amparan”. Esa gente ha decidido ignorar la realidad. Que viven en un Estado de Derecho donde rigen unas leyes y donde hay unos jueces que se dedican a hacerlas cumplir.
¿Que no todo el mundo es obligado a escolarizar? Cierto. Pero no porque sea alegal ni porque haya vacío legal. Lo que hay es otra cosa que se llama inseguridad jurídica. Dicho en plata, que la cosa no es legal pero tampoco se pone mucho empeño en su persecución, así que te puede tocar o te puedes librar de la condena. A quién le va a tocar, eso es lo que no sabemos. Pero, desde luego, hay pocas cosas que podamos hacer para irnos de rositas. Y ninguna de esas cosas nos garantiza que vayamos a lograrlo.
Y si es triste ver que hay gente que decide auto-engañarse, peor es ver que hay gente que engaña a otros. Personas que van de “expertas”, “profesionales”, “asesores” o “madres con mucha experiencia” que afirman que es legal y que no pasa nada. Ese “no pasa nada” hace mucho daño no sólo a quién se lo cree sino también al resto del colectivo.
¿Por qué? Porque un día esa familia se encuentra con una denuncia en la puerta, o con una citación de la fiscalía de menores y, obviamente, no comprenden qué ha sucedido. ¿Por qué les cita el fiscal si ellos no están haciendo nada ilegal?
Así que esa teoría de “si tú vives como si no pasara nada, no pasará nada” es basura. Hay unas leyes, nos guste o no, que dicen lo que dicen y que, por si hubiera alguna duda, han sido duramente (y restrictivamente) interpretadas por el Tribunal Constitucional. A pesar de citar leyes y sentencias todavía hay quien duda de mis afirmaciones y me pide “fuentes fiables”. No conozco fuente más fiable  en el campo del Derecho que las leyes y las sentencias, es una limitación que tengo.
Y me indigna, pero sobre todo me preocupa, que haya quien se aferre a casos particulares para extraer conclusiones generales. “Con estas leyes a mi no me han perseguido, ergo, a ti tampoco te van a perseguir”. Ese tipo de “argumentación” es escoria. Y es perjudicial para todos. Porque con cada caso que se pierde, perdemos todos. Caso perdido es el que acaba en una sentencia que obliga a escolarizar. Pero también el que no llega a la sentencia porque ha terminado abruptamente cuando se ha adoptado la medida cautelar de escolarización del menor. Y también el que no llega ni a sede judicial porque la familia no resiste la presión y decide escolarizar antes que enfrentarse sola a ese aparato monstruoso que es el Estado. Y sí, he dicho “enfrentarse sola”. Porque cuando a una familia le pasa esto lo más común es que se sienta completamente abandonada o, incluso, culpada. Por los de fuera porque “si te cita el fiscal, algo habrás hecho” y también por los de dentro porque “algo has hecho mal”. No has seguido los consejos del gurú de turno, o has salido a la calle en horario escolar y debiste haberte escondido, o has vivido con miedo y ahora te comes tu mal karma.
Así que dejemos las opiniones y las experiencias personales y volvamos a la pregunta inicial: “¿pero donde dice que no es legal el homeschooling”?
Podría explicarlo -de nuevo- aquí y ahora pero, sinceramente, no tengo tiempo ni ganas. Lo he explicado ya muchas veces. Dejo unos enlaces para quién esté interesado en investigarlo y en conocer la realidad objetiva y no quedarse sólo con las opiniones y experiencias personales (propias o ajenas).

Recuerden siempre, al investigar cuestiones jurídicas, que deben buscar la información más actualizada, porque un cambio en una ley o una nueva sentencia puede cambiar toda la configuración de un derecho o de un asunto legal.

0 Comentarios

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    © 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Aviso legal

    Los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Laura Mascaró Rotger como responsable de esta web.

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la gestión del alta a esta suscripción: boletín semanal gratuito con información, artículos, eventos y cursos.

    Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad.

    Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de servicios de marketing por correo electrónico) a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada fuera de la UE, pero acogidos al convenio de seguridad: escudo de privacidad “ Privacy Shield" entre UE y EEUU, garantizando la empresa de Mailchimp unos niveles de seguridad adecuados. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se pueda atender tu solicitud.

    Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en info@lauramascaro.com así como el derecho a presentar una reclamación ante la autoridad competente.

    Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.lauramascaro.com.

    X