Lo que los abogados (y nuestros clientes) debemos aprender de Brave

Lo que los abogados (y nuestros clientes) debemos aprender de Brave

24/08/2012

Brave (Indomable) es el título de la última película que Disney Pixar ha estrenado en España. Cuenta la historia de Mérida, una princesa que quería ser libre para escribir su propia historia. Siguiendo la tradición del lugar, el Rey convoca a los hijos de los tres Lores para competir por la mano de su hija. Las normas establecen que sólo los primogénitos pueden competir y que es la propia princesa quien elige el arma del combate. Así que Mérida, ni corta ni perezosa, decide dos cosas: una, que el arma del combate será el arco (cuya técnica ella misma domina espectacularmente); y dos, que ella, que también es primogénita en su casa, competirá por su propia mano. Por supuesto, Mérida gana el combate para el desespero de su madre, la Reina (porque, si no, ya no sería una película Pixar, sino sólo una película clásica de princesas de Disney). Pero …

Brave (Indomable) es el título de
la última película que Disney Pixar ha estrenado en España. Cuenta la historia
de Mérida, una princesa que quería ser libre para escribir su propia historia.
Siguiendo la tradición del lugar, el Rey convoca a los hijos de los tres Lores
para competir por la mano de su hija. Las normas establecen que sólo los primogénitos
pueden competir y que es la propia princesa quien elige el arma del combate.
Así que Mérida, ni corta ni perezosa, decide dos cosas: una, que el arma del
combate será el arco (cuya técnica ella misma domina espectacularmente); y dos,
que ella, que también es primogénita en su casa, competirá por su propia mano.
Por supuesto, Mérida gana el combate para el desespero de su madre, la Reina
(porque, si no, ya no sería una película Pixar, sino sólo una película clásica
de princesas de Disney). Pero Mérida ha cumplido las normas, sólo que de un
modo imaginativo y diferente a lo que los demás daban por hecho.
¿Y qué es lo que podemos aprender
de esta escena? Que la justicia no es más que un juego con una reglas
determinadas y que, cuanto mejor conozcamos esas reglas, mejor podremos
aplicarlas en nuestro favor. Y que en cada caso del que nos ocupamos tenemos la
posibilidad de reinventar el uso que le damos a las normas, sin necesidad de
incumplirlas.
Ahora bien, hay unos básicos que deben respetarse.
He visto a abogados penalistas y
mercantilistas actuando en juicios civiles. Y perdiendo. La ética profesional
(y personal) habría impuesto la necesidad de no aceptar el encargo. Es nuestro
deber educar a los clientes para que sepan qué pueden esperar de cada uno de
nosotros. El cliente no tiene por qué saber que un abogado penalista no le
conviene para un juicio civil, aunque puede aprenderlo, como también aprendió
que no le conviene pretender que el dentista le cure el cáncer.
También he visto a abogados
defender a familias homeschoolers en base a los beneficios pedagógicos de esta
modalidad educativa y a las graves (y evidentes) carencias del sistema escolar
actual. Bien, ésta es una buena defensa para presentar en un medio de
comunicación o en una ponencia de un congreso universitario, pero no ante un
Juez. Ante un Juez lo que hay que hacer es darle a la legislación vigente las
vueltas que hagan falta para que hable en nuestro favor.
A Su Señoría no le
importa que el sistema oficial haga aguas por todos lados; no le importa el
posicionamiento de España en PISA y no le importa que el homeschooling refuerce
enormemente el vínculo entre padres e hijos. Ni le importa ni debe importarle.
He visto a abogados repetir en
juicio las técnicas y argumentaciones que fallaron en anteriores casos
similares. El por qué se escapa a mi razón. Tal vez porque todavía existen
abogados que sólo buscan el beneficio propio, aún a costa de la ruina de sus
propios clientes. Por eso es importante que los ciudadanos se informen, que se
preocupen por conocer qué debe hacer un abogado y cómo debe hacerlo, en lo que
a deontología profesional se refiere. Después, apliquemos un poco de
pensamiento lateral. ¿Quién dijo que la abogacía no es una profesión creativa?

1 Comentarios

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Aviso legal

Los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Laura Mascaró Rotger como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la gestión del alta a esta suscripción: boletín semanal gratuito con información, artículos, eventos y cursos.

Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de servicios de marketing por correo electrónico) a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada fuera de la UE, pero acogidos al convenio de seguridad: escudo de privacidad “ Privacy Shield" entre UE y EEUU, garantizando la empresa de Mailchimp unos niveles de seguridad adecuados. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se pueda atender tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en info@lauramascaro.com así como el derecho a presentar una reclamación ante la autoridad competente.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.lauramascaro.com.

X