¿Qué quieres, en realidad?

¿Qué quieres, en realidad?

11/07/2013

Tenemos lo que queremos. Tenemos la educación que queremos, la sanidad que queremos, el trabajo que queremos y el gobierno que queremos. Es más cómodo pensar que no es así, que lo que tenemos son imposiciones de sistemas disfuncionales y que, a pesar de que queremos otra cosa, no podemos elegirla. El “yo quisiera, pero no puedo” es uno de los peores pensamientos con los que podemos intoxicar nuestra mente. Si quieres, puedes. Punto. Otra cosa es que decidas que tu querer siga siendo sólo un ideal y no hacer nada al respecto. Es mucho más fácil pensar que en realidad no puedes, que admitir que en realidad no quieres. Es más fácil quejarse en la barra del bar y compartir frases grandilocuentes en el muro de Facebook, que levantarse de la silla y hacer algo. Si eres tan solidario como quieres hacer ver, no te unas a quince grupos …

Tenemos lo que queremos. Tenemos
la educación que queremos, la sanidad que queremos, el trabajo que queremos y
el gobierno que queremos. Es más cómodo pensar que no es así, que lo que
tenemos son imposiciones de sistemas disfuncionales y que, a pesar de que
queremos otra cosa, no podemos elegirla.
El “yo quisiera, pero no puedo”
es uno de los peores pensamientos con los que podemos intoxicar nuestra mente.
Si quieres, puedes. Punto. Otra cosa es que decidas que tu querer siga siendo
sólo un ideal y no hacer nada al respecto. Es mucho más fácil pensar que en
realidad no puedes, que admitir que en realidad no quieres. Es más fácil
quejarse en la barra del bar y compartir frases grandilocuentes en el muro de
Facebook, que levantarse de la silla y hacer algo.
Si eres tan solidario como
quieres hacer ver, no te unas a quince grupos de Facebook. Sal a la calle y haz
algo por alguien; ayuda a tus vecinos; hazte voluntario en alguna organización;
dona tu tiempo o tu dinero. Si no te gusta el gobierno, no te dediques a
compartir memes con insultos al presidente y a los ministros. Reflexiona,
argumenta, despréndete del gobierno en la medida que quieras y no vuelvas a
votar. Si votas, eres cómplice. Si el profesor de tus hijos es tan malo, no se
lo cuentes a los demás a la puerta del colegio. Muévete y habla con la
autoridad educativa correspondiente; para eso están los jefes de estudios, los
directores y los inspectores educativos. Colabora con la asociación de padres y
con el consejo escolar. Matricula a tu hijo en otro centro. Monta una escuela
libre. Desescolarízalo.
Le pasó a Nicko Nogués con su
proyecto “Vete”. Gente que dijo que se quería ir y cuando él les dijo “vete, yo te pago el billete” dijeron que no podían. Fueron incapaces de decir que, en
realidad, no querían. Me pasó a mi cuando estuve dos meses viajando por América con mi hijo. “Qué envidia”, me decían. Pero aquí nadie coge la maleta para
irse. Me pasa con la educación en casa. “Me encantaría hacerlo, pero yo no
puedo”.  Tienen razón, no pueden porque
no quieren. Es así de simple. El listado de excusas es larguísimo, algunas casi
te las crees: no tengo formación, no tengo paciencia, no tengo tiempo, no tengo
dinero, no tengo apoyos. No tengo ganas, es lo que deberían decir.
Asumir y reconocer que, en
realidad, no queremos lo que decíamos querer puede resultar un difícil
ejercicio de coherencia. Difícil pero liberador. Si prefieres dejar a tus hijos
en manos de un pésimo sistema escolar antes que asumir la responsabilidad de
hacer algo por cambiarlo o por sacar a tu hijo de ahí, está bien, pero no te
quejes más. Si prefieres pasar las horas delante de la pantalla jugando a los
granjeros en la red social, está bien, pero deja de lanzar mensajes diciendo lo
comprometido que estás con la pobreza y la injusticia. Si prefieres quedarte en
la comodidad de tu casa, está bien, pero deja de envidiar a los que se van a
dar la vuelta al mundo. Deja de decir que quieres pero no puedes.

Pero si prefieres posicionarte
como víctima, culpando a otros por lo que tú no te atreves a hacer, eso no está
bien. No cargues a otros con la responsabilidad de tus acciones y de tus
omisiones, esto es, de tus decisiones. No cargues tampoco con la
responsabilidad por las acciones y omisiones de otros. Pero si tienes un deseo,
trabaja para conseguirlo. Si no estás dispuesto a moverte para conseguirlo, a
salir de la comodidad de tu casa y de tu rutina, tal vez es que el deseo no era
tal. Puede que el deseo no fuera tuyo sino de otros. Así que la pregunta es
¿qué quieres, en realidad?

1 Comentarios

  1. Me encantan tus escritos siempre tan contundentes y tan llenos de verdad.

    Saludos

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Aviso legal

Los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Laura Mascaró Rotger como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la gestión del alta a esta suscripción: boletín semanal gratuito con información, artículos, eventos y cursos.

Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de servicios de marketing por correo electrónico) a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada fuera de la UE, pero acogidos al convenio de seguridad: escudo de privacidad “ Privacy Shield" entre UE y EEUU, garantizando la empresa de Mailchimp unos niveles de seguridad adecuados. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se pueda atender tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en info@lauramascaro.com así como el derecho a presentar una reclamación ante la autoridad competente.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.lauramascaro.com.

X