Sí, buana

Sí, buana

23/05/2013

Si le preguntas a una madre qué es lo que más quiere para su hijo, con toda probabilidad te va a responder “quiero que sea feliz”. Muy pocas te vamos a contestar “quiero que sea libre” pero la diferencia es grande. A menudo, las madres que quieren por encima de todo que sus hijos sean felices están convencidas de que sólo ellas saben mejor que nadie qué es lo que les dará la felicidad a sus hijos. Por eso se dedican a criar hijos obedientes sin darse cuenta de que el resultado será un adulto desorientado que va a necesitar que siempre haya alguien indicándole el camino a seguir. La profesora Henseler definió a la generación X (nacidos entre 1960 y 1980) como la generación “cuya visión del mundo está basada en el cambio, en la necesidad de combatir a la corrupción, a las dictaduras, al abuso, al sida, una …

Si le preguntas a una madre qué
es lo que más quiere para su hijo, con toda probabilidad te va a responder
quiero que sea feliz”. Muy pocas te vamos a contestar “quiero que sea libre
pero la diferencia es grande. A menudo, las madres que quieren por encima de
todo que sus hijos sean felices están convencidas de que sólo ellas saben mejor que nadie qué es lo que les dará la felicidad a sus hijos. Por eso se dedican a
criar hijos obedientes sin darse cuenta de que el resultado será un adulto
desorientado que va a necesitar que siempre haya alguien indicándole el camino
a seguir.
La profesora Henseler definió a la generación X (nacidos entre 1960 y 1980) como la generación “cuya visión del
mundo está basada en el cambio, en la necesidad de combatir a la corrupción, a
las dictaduras, al abuso, al sida, una generación en búsqueda de la dignidad
humana y la libertad individual, la necesidad de estabilidad, amor, tolerancia
y derechos humanos para todos
”. Y sin embargo la generación X está criando una
generación de niños sumisos, que hoy les obedecen a ellos y a sus profesores
pero que mañana buscarán a otros que les manden y les digan qué deben hacer y
cómo deben hacerlo.
Es como si hubieran encontrado el camino correcto y
estuvieran andándolo en la dirección equivocada. Entremedias de la generación X
y nuestros hijos, los Z, están los Y, nacidos entre 1980 y 2000, mandándonos
claros mensajes que tal vez no queremos ver.
Es todo tan absurdo, en cuanto te
fijas un poco. Papá y mamá pasan todo el día fuera de casa, trabajando para
poder mantener unos caprichos que sólo poseen pero no disfrutan, porque no
tienen tiempo. La casa, la tele y el home cinema, el coche, la segunda
residencia con jardín y piscina, la ropa de marca y demás. Papá y mamá
pertenecen a esa generación que, supuestamente, buscaba el cambio en el mundo y
que, en cambio, ha terminado entrando en la “carrera de las ratas”. Para
mantener el absurdo status quo, necesitan que los niños pasen gran parte del
día en la escuela, haciendo cosas que no les interesan, junto a otros niños que
se aburren tanto como ellos. Algunos incluso lo pasan mal. Su existencia se
limita a inclinarse, estar de acuerdo y obedecer.

Luego les soltamos el discurso de
que las cosas han cambiado, de que no deben aspirar a que alguien les dé un
trabajo para toda la vida sino que deben perseguir sus sueños y crear su propio trabajo. Hay que emprender, hay que trabajar en internet, hay que ser original
y creativo y, sobre todo, hay que convertir la pasión en profesión. Pero ¿cómo
van nuestros hijos a dedicarse a aquello que les apasiona si durante toda su
infancia les impedimos experimentar libremente para descubrir qué es lo que
realmente les gusta?
Les entrenamos durante años para ser elogiados y
recompensados cuando hacen lo que se espera de ellos y esperamos que después,
por arte de magia, se desprogramen y sepan descubrir sus habilidades y sus
pasiones y convertirlas en un modo de vida. Nunca antes una generación había
sido tan esquizofrénica para con sus hijos. Predicamos una cosa mientras
hacemos otra. Les cortamos las alas mientras les exigimos que vuelen. Hemos
asumido la idea de la evolución mientras se ha tratado de nosotros superando a
las generaciones anteriores. Cuando somos nosotros los que debemos ser
superados, nos negamos. A nuestros hijos deberíamos decirles que sí más a
menudo, confiando en ellos. Y también deberíamos permitirles decir que no más a
menudo, abriendo la puerta a la argumentación y al diálogo y sabiendo que,
algunas veces, serán ellos quienes tengan la razón.

1 Comentarios

  1. Gran article Laura!

    A vegades sembla que es debat sobre sa sumissió en sa qual s'està educant a generació rera generació no pot sortir de certs ambients alternatius tatxats de 'radicals', però és hora d'ampliar aquest debat i fer-mos a tots conscients per intentar superar-ho.

    Crec que açò s'ha d'enfocar en sa feina feta per cadascú sobre un mateix, ja que des de ses administracions i sa majoria d'institucions que constitueixen aquesta societat sempre s'ha premiat sa sumissió (as pares, an es 'jefe', a Déu, a s'Estat…) i castigat sa insumissió a un sistema injust, patrircal i masclista.

    Podem començar amb aquesta pregunta:

    Quan vaig decidir o descobrir que jo som així? Quan vaig descobrir o decidir ses coses que m'agraden fer?

    Si no hi sabem posar cap data o època de sa nostra vida, talvegada és que no ho hem decidit mai noltros i ham deixat que altres ho decidíssin per noltros… mos ham d'empoderar de ses nostres vides!

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Aviso legal

Los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Laura Mascaró Rotger como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la gestión del alta a esta suscripción: boletín semanal gratuito con información, artículos, eventos y cursos.

Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de servicios de marketing por correo electrónico) a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada fuera de la UE, pero acogidos al convenio de seguridad: escudo de privacidad “ Privacy Shield" entre UE y EEUU, garantizando la empresa de Mailchimp unos niveles de seguridad adecuados. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se pueda atender tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de los datos en info@lauramascaro.com así como el derecho a presentar una reclamación ante la autoridad competente.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.lauramascaro.com.

X