México – Barrancas del Cobre

México – Barrancas del Cobre

29/03/2013

Chihuaha no tiene nada, nos dijeron, aquí hay poco que ver. Pero Chihuaha tiene las Barrancas del Cobre, en la Sierra de Tarahumara, y para allá nos fuimos. Se trata de una cadena montañosa de 60.000 Km cuadrados y que tiene una cantidad importante de barrancas, siendo una de ellas la del cobre. Con una profundidad de 1.300 metros, esta barranca debe su nombre a las viejas minas que hay y de las que se extraía cobre. Poco antes de llegar, junto a la localidad de Creel, vimos este desastre ambiental pero necesario para fomentar el turismo en esta zona. Aquí se está construyendo un aeropuerto para facilitar la llegada de los visitantes y, previsiblemente, se acompañará de la construcción de hoteles.  Sin duda es una buena noticia para los amantes del deporte de aventura, pues aquí tienen rutas de senderismo, una red de altas tirolinas, paseos en teleférico y …

Chihuaha no tiene nada, nos dijeron, aquí hay poco que ver.
Pero Chihuaha tiene las Barrancas del Cobre, en la Sierra de Tarahumara, y para allá nos fuimos. Se trata de una cadena montañosa de 60.000 Km cuadrados y que tiene una cantidad importante de barrancas, siendo una de ellas la del cobre. Con una profundidad de 1.300 metros, esta barranca debe su nombre a las viejas minas que hay y de las que se extraía cobre.
Poco antes de llegar, junto a la localidad de Creel, vimos este desastre ambiental pero necesario para fomentar el turismo en esta zona. Aquí se está construyendo un aeropuerto para facilitar la llegada de los visitantes y, previsiblemente, se acompañará de la construcción de hoteles. 
Sin duda es una buena noticia para los amantes del deporte de aventura, pues aquí tienen rutas de senderismo, una red de altas tirolinas, paseos en teleférico y una vía ferrata con rapel y escalada. De todo ello nosotros sólo nos atrevimos con el teleférico, aunque lo estuvimos pensando durante un buen rato. Parece peligroso porque está muy alto, pero lo cierto es que, una vez dentro, la sensación es la misma que la de ir en tren. No se balancea y va a una velocidad constante que da gran sensación de seguridad.
En la Sierra de Tarahumara vive (o sobrevive) la comunidad indígena de los raramuri, palabra con la que ellos mismos se designan y cuya deformación ha evolucionado en el término «tarahumara» que da nombre a la sierra. Los tarahumara tienen algunos rasgos de la crianza respetuosa, como el hecho de valorar más a las personas que a las cosas y de tener como principio de vida el respeto a uno mismo y a los demás. A los niños no se les regaña ni castiga y se les dan responsabilidades desde bien pequeños, como el cuidado de animales y tierras y se espera de ellos que tomen sus propias decisiones. Además, por supuesto, amamantan a demanda, portean y no escolarizan.
En estos tiempos, los tarahumara se dedican a vender artesanía creada por ellos mismos a los visitantes de la sierra, así que les compramos algunas cosas y nos dejaron tomarles fotos.
© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies