Travelschooling 2013 – Segunda parada: México

Travelschooling 2013 – Segunda parada: México

07/03/2013

Publico esto desde nuestra cuarta parada: Medellín (Colombia) porque hasta ahora he tenido poco tiempo de sentarme a escribir. Pensé que los cuatro días en Nueva York iban a ser suficientes para deshacerme del jet lag, pero lo cierto es que me acompañó durante la semana que pasamos en Chihuahua. Gaby y Rubén, con sus hijas Mafer, Mia y Kathy nos hicieron sentir realmente como en casa, así que pude descansar mucho mientras Damián jugaba con las niñas. Quién sabe por qué su cuerpo enseguida se acostumbró al nuevo horario, en cambio yo, ni tomando melatonina todas las noches me pude acostumbrar con esa rapidez. Tal vez porque tengo más de 30 años y mi cuerpo ya no la sintetiza con la misma intensidad, o eso dice la Wikipedia. Me llamó francamente la atención lo fácil que resulta cruzar la frontera entre los Estados Unidos y México, al menos a …

Publico esto desde nuestra cuarta parada: Medellín (Colombia) porque hasta ahora he tenido poco tiempo de sentarme a escribir.
Pensé que los cuatro días en Nueva York iban a ser suficientes para deshacerme del jet lag, pero lo cierto es que me acompañó durante la semana que pasamos en Chihuahua. Gaby y Rubén, con sus hijas Mafer, Mia y Kathy nos hicieron sentir realmente como en casa, así que pude descansar mucho mientras Damián jugaba con las niñas. Quién sabe por qué su cuerpo enseguida se acostumbró al nuevo horario, en cambio yo, ni tomando melatonina todas las noches me pude acostumbrar con esa rapidez. Tal vez porque tengo más de 30 años y mi cuerpo ya no la sintetiza con la misma intensidad, o eso dice la Wikipedia.
Me llamó francamente la atención lo fácil que resulta cruzar la frontera entre los Estados Unidos y México, al menos a la ida, porque de vuelta ya no es tan sencillo. Pero al entrar en México no nos pidieron ni los pasaportes ni nada. Para entrar de nuevo en Estados Unidos, en cambio, el tráfico ya no era fluido, sino que había unas buenas colas y además el encargado del puesto fronterizo no tenía muy claro cómo acceder a mis datos de la ESTA, pero al final se convenció al comprobar que nuestros pasaportes había sido sellados en Nueva York tan sólo unos días antes. Supuestamente, hoy en día la ESTA es electrónico y, por tanto, ellos deben acceder a estos datos con tu número de pasaporte, pero el viajero no está obligado a llevar impresa la confirmación. Mi recomendación, no obstante, es que la llevéis de todos modos. Por si las moscas.
Qué hicimos en Chihuaha:
Nuestra semana en Chihuaha, descontando el ansiado descanso, se resume en cuatro actividades:

la excursión a las Barrancas del Cobre

-la charla de  homeschooling
Todo esto, en próximas entregas desde Villa Kunterbunt. Estén atentos 😉
© 2018 Laura Mascaró Rotger. Todos los derechos reservados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies